Cómo desconectar de la gran ciudad

 

Uno de los mayores lujos que anhelan los habitantes de la gran ciudad es el poder disfrutar de un rato de silencio, tranquilidad, una vida amable y sencilla que les saque del bullicio.

Así les ocurre a muchas de las personas que conviven día a día con la rutina de Medellín y otras grandes urbes de Colombia.

No obstante, a poca distancia existen oasis de tranquilidad que quizá le interese conocer y así soñar con una vida mejor. ¡Aunque sea solo para los fines de semana y las vacaciones!.

Con un poco de organización se pueden realizar agradables escapadas que les permitan desconectar, incluso informarse para comprar una finca en Rionegro u otras propiedades hechas para el descanso que abundan en la zona y convertir una de ellas en su espacio de paz y sosiego. Desplazarse al Oriente Antioqueño es sencillo y rápido y los beneficios de hacerlo, múltiples.

Cómo desconectar de la gran ciudad

Imagen: Wikipedia.org

Consejos para escapar del estrés de la ciudad

Algunas cosas que puede encontrar en lugares como Guarne, Rionegro, La Ceja y otros municipios del Oriente Antioqueño que sin duda le ayudarán a relajarse son:

  • Espacios naturales: estar en contacto con la naturaleza es un acto relajante por sí mismo. Basta con dar un paseo a cualquier hora del día para olvidarse de todos los ruidos y agobios de la ciudad. Además, la naturaleza está dotada de multitud de regalos que pueden hacer de un día monótono, una jornada inolvidable. Para salir solo o en familia, en parques y bosques se puede caminar, hacer rutas por senderos, recoger hongos o frutos, hacer fotografía, aprender de botánica, cruzarte con animales que no conocía, escuchar los cantos de los pájaros, ver cachorros y crías, recoger flores… En definitiva, disfrutar de los pequeños placeres que la madre naturaleza nos regala.
  • Actividades deportivas: el Oriente Antioqueño está preparado para acoger a deportistas de distintas índoles. En función de la época del año, puede andar, correr, hacer senderismo, escalada, bicicleta, deportes de invierno…
  • Pueblos con encanto: el placer de descubrir pequeñas villas con suelo de piedra y casas de colores es posible y viable en el Oriente Antioqueño. ¡Y una foto asegurada para sus álbumes de bellos recuerdos!
  • Artesanía y actividades manuales: la artesanía nos hace estar en contacto con nuestros orígenes. Puede practicarla en los talleres que encuentre a su paso o comprar bonitos regalos para sus amigos y para decorar su hogar. ¡Así tendrá un recuerdo relajante en su casa de la ciudad!
  • Gastronomía popular: qué gusto el rememorar su infancia con olores, texturas y guisos que le preparaba su abuela o que tomaba en las celebraciones familiares. Por suerte, en las zonas rurales y pequeños pueblos saben muy bien mantener las tradiciones y sabrán darle como nadie esas recetas y platos para culminar una escapada o fin de semana de ensueño.

Con todas estas cosas dan ganas de quedarse mucho más tiempo allí, ¿verdad? Es posible ¿por qué no se informa de cómo hacer de una vivienda en el Oriente Antioqueño su segundo hogar? Disfrute de la oportunidad de vivir en un entorno de paz el resto de su vida. Y no se olvidará nunca de haber tomado la decisión de esa salida el fin de semana ¡y de leer este artículo!.

-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *